Desconectar durante las vacaciones

El estrés acumulado, el bombardeo constante de información, la presión del trabajo… Todo esto puede hacer que cuando lleguen las vacaciones no desconectemos el tiempo necesario para recargar las pilas. ¿Qué puedes hacer para volver descansada y con más fuerza?

 

¡Olvídate del trabajo!

– Si puedes evitarlo, no consultes el mail del trabajo. Si no tienes más remedio, márcate hacerlo una o dos veces máximo al día, en una hora concreta y solo durante 10 minutos.

– Antes de irte de vacaciones, haz una lista con tareas para realizar a la vuelta. Así, no hará falta que las repases mentalmente una y otra vez.

– Silencia el grupo de Whatsapp de compañeros de oficina. Despídete a hasta la vuelta con un simpático “Out of office”.

 

Disfruta de tu tiempo

– Haz una breve lista con algunas cosas que te gustan y no tienes tiempo de hacer durante el resto del año. Dedícate un poquito más a ellas y disfrútalas.

– Es un buen momento para empezar a hacer yoga y/o meditación. Tu mente está más predispuesta al descanso y la concentración, y si consigues convertirlo en una rutina te será más fácil continuar cuando vuelvas de las vacaciones.

– Dedica un poquito más de tiempo a cuidarte y pensar en ti.

– Repasa tu rutina de belleza. ¿Ya le ofreces a tu piel todo lo que necesita? El momento de cuidado corporal y facial es un instante placentero que también te ayudará a desconectar.

 

Y durante el año…

Encuentra un hueco en tu rutina diaria para relajar cuerpo y mente. Un tratamiento corporal o masaje te proporcionarán ese espacio de desconexión tan necesario para poder seguir con tu ritmo de vida.

¡Encuentra tu centro de estética más cercano!

Redactado por Mar Abella
Todos los artículos de Mar »

Dejar un comentario