piel_dormir

Seguro que te han “aconsejado” mil veces desmaquillarte antes de irte a dormir, ¿pero sabes realmente por qué es tan importante? Tal vez no notes los perjuicios de inmediato pero a la larga tu piel puede sufrir graves consecuencias de difícil solución. Descubre qué le ocurre a tu piel cuando vas a dormir con maquillaje y por qué siempre insistimos en este paso de la rutina diaria de cuidado facial.

 

¿Sabes qué son los ritmos circadianos?

Los ritmos circadianos son el “reloj biológico” del organismo y regulan nuestras funciones fisiológicas. Mientras dormimos, el organismo entra en una fase de letargo, de descanso; la temperatura corporal baja, disminuye la presión sanguínea y se reduce la secreción de hormonas. También es el momento en el que el cuerpo aprovecha este estado de reposo para reparar de los “daños” que ha sufrido durante el día. Obviamente, la piel también entra dentro de este proceso regenerador.

 

¿Qué le ocurre a la piel maquillada mientras duermes?

Durante el día la piel se encuentra en modo “escudo”: preparada para defenderse de los daños ambientales, el estrés, la contaminación… Por la noche, la piel se relaja y aprovecha para regenerarse. ¿Qué ocurre entonces cuando te vas a dormir maquillada? Pues que la piel encuentra una “barrera” en su proceso de reparación: poros obstruidos, células muertas acumuladas, impurezas… Obviamente, no puede completar correctamente su función nocturna y a la larga tu piel se puede resentir visiblemente con la aparición de más arrugas (envejecimiento prematuro), granitos, imperfecciones, etc.

 

¿Cuál es la rutina de cuidado perfecta?

  1. Primero, utilizar un buen desmaquillante. Ahora mismo puedes encontrar diferentes texturas para que te sientas más cómoda: leche, loción, etc. Te recomendamos que utilices un desmaquillante específico en el caso de los ojos, ya que está formulado con ingredientes especiales para cuidar esa área tan delicada.
  2. Segundo, limpiar con una loción limpiadora y después aplicar el tónico, o bien utilizar agua micelar, que aúna los dos pasos en uno. Gracias a las micelas, una estructura química que es capaz de atraer como un imán la suciedad y grasa de la piel y dejarlas atrapadas en su interior, terminarás de eliminar el maquillaje que haya podido quedar junto con las impurezas y células muertas.
  3. Finalmente te recomendamos que te apliques un tratamiento cosmético nocturno, especialmente formulado para conjuntarse con los ritmos circadianos y ayudar a la piel a recuperarse. ¡Para que te levantes con una piel perfecta y radiante!

 

 

Redactado por Silvia Gascón
Especialista en belleza Asesora y formadora de tratamientos cosméticos, ofrecerá curiosos trucos y consejos para sacar el máximo rendimiento a todos los productos y a sus resultados.
Todos los artículos de Silvia »

Dejar un comentario