Bolsa de playa ideal

No quieres ir cargada, pero hay algunos objetivos imprescindibles en tu bolsa de playa que no te ocuparán mucho espacio y marcarán la diferencia entre un bronceado bonito y saludable y otro que perjudique tu salud.

– Protector solar. Si no sabes que Factor de Protección utilizar, puedes consultar nuestro artículo y/o acudir a tu esteticista para que te recomiende la fotoprotección que realmente necesita tu piel. Además, en SKEYNDOR apostamos por la alta protección, por eso tenemos una promoción que quizá te pueda interesar…

– Agua termal. La hidratación es primordial. El cuerpo pierde líquidos con el sudor y el calor acuciante de la playa. Ir humectando la piel durante la exposición solar con agua dulce y mineralizada, hace que la piel no se deshidrate y se mantenga equilibrada.

Gafas de sol. El sol puede perjudicar tu visión, por lo que es primordial que protejas tus ojos con unas gafas homologadas, que te resguarden de los rayos UVA y UVB. Además, pasar horas y horas con los ojos entrecerrados no es bueno para las arrugas de esta área…

– Gorro. Así los rayos no incidirán directamente en tu cabeza y evitarás sufrir un golpe de calor.

 

Protección especial para las embarazadas

Si estás embarazada, debes extremar las precauciones a la hora de tomar el sol, ya que la piel es más sensible cuando se está en estado.

– Hay que tener en cuenta que los cambios hormonales pueden hacer que aparezcan manchas en la piel (cloasma o “máscara del embarazo”), y que se agraven debido a la exposición solar.

– Es importante escoger un SPF alto, incluso si eres morena, y poner especial atención en las zonas donde tienes manchas para evitar su oscurecimiento.

– En vez de estar estirada en toalla, te recomendamos que des paseos por la orilla, así también reactivarás la circulación y te aliviará la pesadez en las piernas.

– El aumento de temperatura excesivo puede afectar a tu bebé; piensa que cuando estás embarazada, tu temperatura corporal ya está un poco más alta de lo normal, así que permanece en la sombra y bebe agua para evitar un golpe de calor.

 

Con los niños, máxima protección

Con los niños hay que tener un cuidado especial. Para empezar, el SPF de su protector solar debe ser el más alto posible y, si puede ser, específico para ellos. Es imprescindible llevar agua, sombrilla y un abanico o ventilador portátil, además de insistir en que se pongan un gorro e, incluso, camiseta si estamos fuera del agua. Con ellos, hay que evitar, sin duda, las horas de mayor exposición solar (12:00-17:00).

Redactado por Mar Abella
Todos los artículos de Mar »

Dejar un comentario