Combate la retención de líquidos y otros efectos de un estilo de vida acelerado

En cuanto llega el buen tiempo y asoma el solecito, nos apetece destaparnos. En ese momento aparecen, también, preocupaciones y complejos sobre nuestro cuerpo que, en algunos casos, nos provocan inseguridades hasta el punto de volver a taparnos…

Pero esconder la cabeza bajo el ala no nos hará sentir mejor con nosotras mismas, lo que debemos hacer es coger el toro por los cuernos. Y no estamos hablando de dietas milagro ni de planes de choque, sino de hábitos de vida saludables para vernos guapas, sí, pero sobre todo para sentirnos sanas y vitales.

 

Tranquila, tampoco te vamos a recomendar ir cada día una hora al gimnasio o hacerte zumos de frutas que no encuentras en tu mercado de referencia, que sabemos que el ritmo de vida frenético de hoy en día no deja tiempo para tantos lujos. Simplemente vamos a darte 10 sencillas pautas que cambiarán tu vida, tu salud y tu aspecto. ¡Y que viva el destape estival!

 

Las 10 claves del wellbeing

 

1/ No culpabilices: lo más importante es mantener una actitud positiva y quererte y aceptarte tal y como eres, aun deseando un aspecto “mejor”. Sólo desde el amor propio lograrás tus objetivos.

 

2/ Cuidado con lo que comes: no se trata aquí de contar calorías ni de pasarse 30 días a base de alcachofas, sino de descubrir qué funciona mejor para tu cuerpo. Puede que presentes sensibilidad o intolerancia a ciertos alimentos y ese rechazo provoca que tu organismo libere más histaminas, causa de la retención de líquidos y, por lo tanto, de un aumento de volumen generalizado. ¡Huye de esos alimentos inflamatorios!

 

3/ Hidrátate: con retención de líquidos o no, la mejor forma de depurar el cuerpo es bebiendo agua, esa fuente de vida de la que está compuesta la mayoría de nuestro organismo y que asegura su correcto funcionamiento. Cualquier otra bebida, sobre todo las azucaradas, aporta toxinas en lugar de depurarte.

 

4/ Keep it real: o dicho de otro modo, huye del “fake”, todo aquello que parece pero no es, sobre todo en lo que respecta a la comida. Verás que si te pasas al movimiento #realfooding notarás la diferencia no sólo en tu peso, sino en el aspecto de tu piel y tu estado anímico. Intenta que la base de tu dieta sea comida sana y fresca, no envasada y sobre todo no ultraprocesada.

 

5/ Keep on moving: y ya que hemos mencionado el movimiento, ¡pongámonos en marcha! Un reciente estudio llevado a cabo en Gran Bretaña concluía que 10 minutos diarios de un ejercicio tan básico como es andar retrasaba el riesgo de muerte en 10 años… Tal vez esto sea sólo un titular, pero està claro que ejercitarse (que no “machacarse”) es bueno para el organismo. Encuentra tu momento para hacer 15-20-30 minutos de deporte cada día y notarás la diferencia. Es importante ser constante, coger buenos hábitos, así que es mejor 10 minutos cada día que una hora a la semana.

 

6/ No te rindas: recuerda, esto es una carrera de fondo, no un sprint. Lo importante (aunque quizás es lo que nos motiva para arrancar) no es el peso ni el aspecto, es la salud, tu bienestar. Ten paciencia y sobre todo no te rindas. Tampoco te castigues si un día caes en la tentación, comes algo ultraprocesado o te saltas la sesión de yoga. Lo importante es levantarte y seguir por el buen camino. Con una sonrisa (recuerda el punto uno: no hay que culpabilizar).

 

7/ Márcate objetivos: para no desanimarte ni rendirte, te ayudará marcarte objetivos específicos. Es decir, nada de metas genéricas y esotéricas como “perder 5 kilos” o “hacer deporte”. Hay que concretar. “Lunes: andar 4 kilómetros; Martes: 15 minutos de glúteos en casa”, etc. Verás que, día a día, es más fácil lograr las metas y la satisfacción de conseguirlo te empoderará para seguir tu camino animada y con fuerzas.

 

8/ Un plan para ti: si necesitas ideas o ayuda para concretar esos objetivos específicos en una hoja de ruta, consulta nuestra web “Ponte a punto con Skeyndor”. En ella encontrarás varios vídeos de 10-15 minutos con ejercicios suaves para despertar tu cuerpo o atacar una zona específica, como brazos o abdomen, además de recetas de comida sana y sencilla para ponértelo fácil.

 

9/ Busca ayuda: recuerda que este va a ser tu camino, personal e intransferible, pero eso no significa que no puedas recorrerlo con ayuda. Si estás realmente comprometida con este estilo de vida sano y saludable, completarlo con un tratamiento que maximice los resultados obtenidos con tu esfuerzo diario, será una motivación extra para ti y un merecido premio. En tu centro Skeyndor más cercano encontrarás el tratamiento profesional Body Sculpt Piernas Ligeras para luchar contra la retención de líquidos, ganar firmeza en piernas y abdomen, remodelando y reduciendo su volumen en más de 3 centímetros desde la primera sesión (resultados probados en un estudio con voluntarias). También puedes llevar a cabo una rutina en casa con nuestra línea Body Sculpt, que dispone de una amplia gama de productos según tus necesidades. ¡Déjate asesorar por tu esteticien de confianza! Los resultados te sorprenderán.

 

10/ Comparte experiencias: y si recibes ayuda, también está bien prestarla para allanar el camino a los que vengan detrás y, sobre todo, encontrar compañeros de viaje, cómplices y apoyos. Por eso, te animamos a que vuelvas al blog a comentar cómo está siendo tu experiencia si decides regirte por este decálogo. También puedes usar nuestro Facebook e Instagram (#APuntoConSkeyndor) como ya hacen otras usuarias para dejar sus opiniones. Verás que realmente las impresiones de todas aquellas que prueban nuestros productos son positivas. Porque en Skeyndor sabemos que “Science creates beauty” y por eso no necesitamos prometer quimeras.

 

Redactado por Skeyndor
Todos los artículos de Skeyndor »

Dejar un comentario