Las claves de la belleza flash

Los tratamientos flash son productos que proporcionan resultados visibles de forma inmediata. En general, suelen ofrecer un efecto tensor inmediato y realzan la piel aportándole luminosidad y revitalizándola.

No hay que utilizarlos como tratamiento diario. Están ideados para aplicaciones puntuales (precisamente por eso suelen ser monodosis). Por ejemplo:

  • Un día en el que apenas has dormido.
  • Una noche en la que tienes una fiesta.
  • Tras una intensa jornada de trabajo.
  • En el momento en el surge una cita/reunión inesperada.

 

¿Qué es Radiance flash 8h?

Radiance flash 8 h es un producto biológico de origen vegetal diseñado para dotar de suavidad y brillo la piel y borrar cualquier signo de estrés o cansancio. ¡Proporciona una acción inmediata y espectacular!

 

Cuando no es cuestión de un tratamiento flash

A veces no es cuestión de cansancio, sino de que con el paso del tiempo y el estrés nuestra piel pierde luz, densidad… Un tratamiento flash, entonces, puede ayudarnos en un momento determinado pero habrá que trabajar mucho más en profundidad para que nuestra piel esté saludable y bonita. ¿Qué tratamientos puedes aplicarte para que un tratamiento flash revele todo el esplendor de tu piel?

  • Tratamientos con vitamina C como Power C+, la combinación antioxidante más potente.
  • Timeless Prodigy, que actúa sobre el envejecimiento de las células recuperando su juventud natural.
  • Eternal, el cuidado antiedad regenerador.
  • La gama Corrective, para tratar arrugas de expresión y arrugas profundas.

 

¿… Y cuál es el secreto para un resultado perfecto?

La respuesta es una limpieza profunda para que tu piel luzca perfecta. Por mucho que apliques tus tratamientos diarios y/o el tratamiento flash, si tu piel no está limpia no podrás extraer el máximo potencial de los productos que te apliques. ¡Apunta!

  • Exfoliar 1 vez a la semana.
  • ¡Desmaquillar siempre!
  • Limpiar mañana y noche.

 

¡El tratamiento flash obrará maravillas con una piel limpia y cuidada!

Redactado por Mar Abella
Todos los artículos de Mar »

Dejar un comentario