Seguro que lo has escuchado muchas veces, y una parte de ti duda en si es cierto o no. Así que te lo confirmamos de entrada: el bronceado no se elimina cuando te exfolias la piel, todo lo contrario; la embellece.

Para explicarte por qué una cosa no tiene nada que ver con la otra, te explicamos antes de nada lo que es el bronceado y por qué te recomendamos hacerlo también en verano.

El bronceado es la reacción natural de la piel a la exposición, actúa como mecanismo de defensivo, frente a la agresión que supone el sol, las células melanocito producen melanina, pigmento color marrón rojizo, para proteger el ADN celular de los daños producidos por los rayos UV. Por favor, mirar con cariño el texto pq quizás es repetitivo.

Esta coloración de la piel, dura un ciclo completo de renovación celular (lo que tardan los diferentes estratos de la piel en mudar) que son 28 días, algo más en pieles maduras.

Teniendo todo esto en mente, ¿por qué debes exfoliarte?

La piel sigue acumulando células muertas, a las que con los años más le cuesta eliminarlas de forma natural. Un exfoliante es una ayuda, para evitar el engrosamiento de la capa córnea, favorecer la correcta respiración celular y proveer un tono más luminoso.

Además, le puede dar un tono más uniforme al bronceado, sin contar el hecho de que permitirá a los tratamientos hidratantes (¡muy necesarios en verano!) llegar a capas más profundas de la piel.

¿Te hemos convencido? En nuestros centros Skeyndor y en nuestra página web podrás encontrar todos tipo de exfoliantes y para todos los tipos de pieles. ¡Descúbrelos!

Redactado por Skeyndor
Todos los artículos de Skeyndor »

Dejar un comentario