higiene de la piel en verano

El verano es una época especialmente agradable para la piel. El sol, los baños de mar y más horas de luz nos ayudan a sintetizar vitaminas imprescindibles como la D. El uso continuado de cosméticos con filtro solar hace que nuestra piel bloquee los rayos UV. La mala iluminación puede ser tan nociva como una mala nutrición o la falta de agua. Pero exponerse al sol con moderación puede tener también efectos beneficiosos.

En estos meses del año es importante mantener la piel limpia y oxigenada ya que el exceso de células muertas y el sudor pueden asfixiarla y que se muestre más seca y envejecida. ¿Cómo limpiarla? Es fácil. Con productos adecuados al tipo de piel que nos resulten cómodos para usarlos con cierta frecuencia.

  • Piel seca: Opta por los desmaquillantes tipo emulsión que son más respetuosos con los lípidos de la piel, no la resecan y además retiran perfectamente impurezas acumuladas. Te hacemos dos recomendaciones: Emulsion desmaquillante y leche limpiadora.
  • Piel fina o joven: los limpiadores tipo gel suelen ser más delicados, refrescantes y suavizantes.
  • Piel grasa: lo mejor son las texturas tipo mousse que eliminan mejor la capa lipídica y purifican la piel.

¿Es suficiente con la limpieza?

La rutina diaria hace que la piel respire mejor pero no eliminamos el grosor córneo, así que deberíamos pensar en introducir algún exfoliante una vez por semana como limpiador profundo de la piel. Es decir, que debe eliminar parte de las células en superficie de la piel consiguiendo así unos efectos de oxigenación importantes.

Si la piel respira bien minimizamos el riesgo de que salgan granitos. Al favorecer la absorción de las radiaciones solares evitamos los desórdenes pigmentarios o manchas. Cuando renovamos la superficie de la piel automáticamente estimulamos el suelo cutáneo para que se regenere, reparando así todos los daños que recibimos de las radiaciones solares.

¿Un exceso de limpieza desprotege la piel?

Si usamos productos no astringentes ni secantes no tiene por qué desprotegerla. En ella se van depositando la polución y residuos, el desmaquillante pretende retirar estos sin agredirla. La piel tiene que tener la capacidad de recuperar su manto hidrolipídico protector al cabo de unas horas dependiendo si una piel es más seca o más grasa.

Y no olvidemos que el tónico puede ser un perfecto aliado antes de usar la crema. Refresca, hidrata y equilibra el pH de la piel.

Redactado por Silvia Gascón
Especialista en belleza Asesora y formadora de tratamientos cosméticos, ofrecerá curiosos trucos y consejos para sacar el máximo rendimiento a todos los productos y a sus resultados.
Todos los artículos de Silvia »

    1 comentario

  1. Isabel Miranda 20 junio, 2014 at 10:00 Responder

    Me encantan los consejos, llos pondre en practica saludos

Dejar un comentario