shutterstock_115090585 (1)

La definición de Agua termal se refiere a las aguas de origen geológico que proceden de las capas subterráneas de la Tierra y salen a la superficie con más de 5º C;  algunas de ellas pueden alcanzar los 50º de temperatura.

Las antiguas civilizaciones utilizaban estas aguas desde el siglo V a.C. En la antigua Roma y en Grecia el baño termal era considerado un ritual. Actualmente se han convertido en una práctica obligada para aquellas personas que buscan salud y belleza.

¿Todas las aguas termales son iguales?

 No todas son iguales. Cada una tiene características de acuerdo con la zona. Durante su ascenso van recogiendo diferentes minerales según su lugar de procedencia. Algunos de ellos son el calcio, cobre, magnesio, zinc, sodio, hierro, etc.

 Los minerales ayudan a activar o a regular una gran cantidad de reacciones químicas, su presencia y su intervención es imprescindible para la actividad celular porque contribuyen al buen estado de la salud. Se conocen más de veinte minerales necesarios para controlar el metabolismo o para conservar las funciones de diversos tejidos.

 Los laboratorios cosméticos utilizan las aguas termales para beneficiarse de sus excelentes propiedades ya que contienen innumerables principios activos naturales por las sales minerales y oligoelementos, refrescan inmediatamente, descongestionan y calman la piel. ¡Recomendado para todo tipo de pieles!

 El agua de las termas Salies-de-Bearn (sur de Francia) ha sido seleccionada para elaborar nuestra línea de productos AQUATHERM de SKEYNDOR, especial para pieles sensibles gracias a la composición y propiedades de esta agua.

 El manantial minero-medicinal de este Centro Termal desde 1857, tiene la extraordinaria propiedad de contener de manera natural la composición original de los océanos primitivos que eran puros y estaban  libres de la contaminación actual. Este manantial se alimenta de corrientes subterráneas que en su recorrido por las profundidades de la tierra atraviesan capas minerales formadas por la lenta evaporación de dichos océanos hace millares de años, concentrándose en una capa pura y cristalina de sal gema que contiene toda la vasta riqueza mineral de los mares en los que se desarrolló originalmente la vida.

 Cada vez es mayor la variedad de productos cuyo principal activo es el Agua Termal, aunque es muy destacable el agua utilizada en forma de spray que podemos utilizar en cualquier momento del día. 

 Se puede utilizar cada vez que la piel lo reclame, para refrescarla en caso de acaloramiento, después de haber estado expuesta al frio, sol, calefacciones o aire acondicionado. Puede además sustituir al tónico cuando se realiza la limpieza diaria del rostro o utilizarse como fijador de maquillaje, vaporizando suavemente sobre el rostro a una distancia que el spray solo se rocíe con una suave bruma y dejando secar. Así el maquillaje queda más fijado y permanece intacto durante horas.

 Podríamos concluir que el Agua Termal es una excelente aliada cosmética, y los balnearios termales una generosidad de la naturaleza para nuestro bienestar.

Redactado por Jordi Fonollosa
Responsable Técnico Especialista en el desarrollo de productos cosméticos, informará sobre el apasionante mundo de la ciencia, formulación e ingredientes. Su vertiente más científica dotará al blog de ingeniosas fórmulas que despertarán la curiosidad de todas las usuarias: descubriremos que en nuestro entorno existen productos e ingredientes con sorprendentes propiedades cosméticas.
Todos los artículos de Jordi »

Dejar un comentario