tratamiento

La falta de tiempo suele ser el principal obstáculo a la hora de cuidarnos. Sin embargo, es importante poder encontrar esos momentos para uno mismo.

Antes que nada, porque es saludable olvidarse del estrés y las obligaciones diarias por unos instantes. Además, todo aquello que nos haga sentir bien influirá positivamente en nuestro estado de ánimo, nuestra relación con los demás y la actitud con la que enfrontaremos los retos del día a día.

En el caso de los cosméticos y los tratamientos de estética, no solo nos proporcionan unos momentos de bienestar, sino que consiguen también que nos veamos mejor. Y esto, a su vez, contribuirá significativamente en nuestra autoestima.

Ahora, en verano, lo cierto es que el ritmo de vida suele ser mucho más relajado. Además, la gran mayoría tenemos la suerte de poder disfrutar de unos días de vacaciones.

Así pues, ¿por qué no aprovechas este tiempo libre para cuidarte? Para ello, nada mejor que autoregalarte un tratamiento en cabina.

Si no sabes por dónde empezar, lo mejor es que puedas acudir a tu centro de estética más cercano para que tu beauty coach pueda valorar el estado de tu piel y asesorarte sobre cuáles serían los tratamientos en cabina más recomendables para ti en función de tus necesidades y tu estilo de vida.

De este modo, no solo podrás mejorar el aspecto de la piel del rostro y el cuerpo, sino que obtendrás otros muchos beneficios. ¿Quieres saber de cuáles se trata?

  • La piel en verano no solo queda mucho más expuesta, sino que está sometida continuamente a diferentes agresiones externas. Entre ellas, el sol, el ambiente seco de los aires acondicionados y el avión, el cloro de la piscina o la contaminación de la ciudad. Por todo ello, es recomendable dar un extra de cuidados a la piel en verano.
  • Los cuidados cosméticos en casa son fundamentales para una piel sana. Sin embargo, los tratamientos en cabina nos permiten conseguir resultados más eficaces en una menor cantidad de tiempo.
  • Los tratamientos estéticos en manos profesionales no están dirigidos únicamente a lograr una mejoría del aspecto de la piel del rostro o el cuerpo. Estos persiguen también crear una experiencia sensorial global que nos transporte a un estado de relajación y bienestar.

Así pues, aprovecha que en verano solemos sentirnos más activos y alegres para mimarte con los tratamientos en cabina y potenciar este buen humor.

  • Los meses estivales suelen ser más relajados en cuanto a obligaciones laborales y familiares, por lo que es probable que tu agenda esté menos apretada de lo habitual.

De este modo, te será más fácil encontrar ese hueco para ti en el que poder disfrutar de una sesión de belleza en tu centro de estética de confianza.

  • Precisamente por la mayor disponibilidad de tiempo libre, es en verano cuando suele ser más sencillo adquirir el hábito de cuidarse. Esto facilitará, a su vez, que puedas mantener tu cita periódica con tu esteticista, una vez debas volver a la rutina y retomar tus quehaceres diarios.

Así pues, ya ves que regalarte un tratamiento en cabina en verano solo tiene ventajas.

Y, recuerda, tu beauty coach está a tu disposición para asesorarte sobre los mejores programas para ti.

Redactado por Mar Abella
Todos los artículos de Mar »

Dejar un comentario