manos

Nuestras manos son una de nuestras principales cartas de presentación. Su aspecto puede llegar a decir mucho de una persona y contribuirán a la impresión que se formarán los demás sobre nosotros. Esto sucede porque, al igual que el rostro o el cabello, son partes del cuerpo muy visibles.

Al estar prácticamente siempre expuestas – únicamente solemos cubrirlas en invierno, cuando utilizamos guantes – hay que tener en cuenta que las manos están sometidas a diario a diferentes agresiones externas. Entre ellas, el sol, el frío, la humedad, los ambientes secos y los constantes lavados.

Esto hace que sea precisamente en esta parte del cuerpo donde aparezcan los primeros signos de envejecimiento, sobre todo manchas. Asimismo, es habitual sufrir con frecuencia de manos secas, ásperas y agrietadas.

De este modo, es importante que prestemos atención a su aspecto y que dediquemos parte de nuestro tiempo a su cuidado.

Además, ahora en verano, cuando la radiación solar es más intensa, es fundamental proteger las manos del sol para prevenir la aparición de nuevas manchas.

También, mimarlas especialmente para que la exposición continuada a los ambientes secos por los aires acondicionados, los baños y lavados constantes y el calor no consigan alterar la barrera protectora de la piel.

Consejos para cuidar las manos en verano

  • Lava las manos con jabones neutros. De este modo, evitarás resecar en exceso la piel. Al terminar, asegúrate de secarlas bien, sin que queden zonas con humedad, y aplica una crema hidratante para manos.
  • Reaplica la emulsión hidratante a lo largo del día, siempre que tu piel lo requiera. En el caso de la crema reparadora de manos de Skeyndor, esta no solo tiene un efecto hidratante, sino también antienvejecimiento, despigmentante y protector (SPF 20).
  • Protege tus manos del sol siempre que vayas a permanecer al exterior. De este modo, no olvides esta parte de tu cuerpo a la hora de aplicar tu protector solar. Gracias a este gesto, podrás prevenir la aparición de manchas en las manos y otros signos de envejecimiento.
  • Exfolia las manos una vez por semana para eliminar el exceso de células muertas y conseguir una piel más suave. Nuestros exfoliantes de la línea Spa Senses dejarán tus manos como nuevas y sus aromas conseguirán un efecto relajante.
  • Mantén las uñas en un buen estado y, en verano, apuesta por una manicura con esmaltes de colores alegres y que potencien tu bronceado como, por ejemplo, el rojo, el coral o el rosado.
  • Mima tus manos con un tratamiento en cabina relajante y revitalizante específico para esta parte del cuerpo como nuestro Sapphire Feet & Hands Experience. Se trata de un programa basado en la gemoterapia que destaca por su efecto suavizante y calmante. Pregunta por él en tu centro de estética más cercano. ¡Tus manos notarán la diferencia!

Así pues, nada mejor que aprovechar el verano para dar ese extra de cuidados a tus manos y que luzcan perfectas para las vacaciones.

Redactado por Raquel González
Esteticista Profesional Aportará mensualmente sus conocimientos sobre estética para ayudar a mujeres como tú a cuidarse.
Todos los artículos de Raquel »

Dejar un comentario